CEAMA. Centro de Estudios Medioambientales
ampliar
ampliar
ampliar
ampliar
ampliar
ampliar

TODAVIA ES POSIBLE RECUPERAR LA VEGA

Las condiciones del entorno son los elementos que definen el futuro edificio. Reconstruir el paisaje de las huertas tradicionales situadas en las proximidades, Huerta del Senador, de la Procuradora o el Molino de San Juan, obliga a la recuperación de un nuevo espacio reforestado con chopos que deberán conformar paisajísticamente el conjunto del Parque de la Ciencia y sus alrededores.

Este homenaje a la Vega de Granada supone dar la espalda y cerrarse al norte y a la Avenida del Mediterráneo, paralela al Camino de Ronda, y abrirse al jardín interior del CPC y aprovecharse el soleamiento del suroeste.

Considerar que aprehender el territorio es valorar la imagen, la luz y los materiales de nuestro presente.

La apuesta por la biodiversidad, a través del CEAMA, genera una arquitectura determinada sobre un espacio fácilmente reconocible.

UN ENCLAVE MEDIOAMBIENTAL

La topografía de la vega que se utiliza, siendo sensiblemente plana, obliga a ubicar los edificios que se proyectan en un solo contenedor que, situándose bajo la rasante de la Avenida del Mediterráneo, posibilita construir todo un jardín, un trozo de vega y una naturaleza ya conocida con un lenguaje familiar y pedagógico.

Este enclave medioambiental, para el estudio, la investigación y la difusión de la cultura y la defensa de la biodiversidad, es respetuoso con una arquitectura que utiliza materiales de las canteras más próximas, Sierra Elvira y Huescar, utiliza paneles fotovoltaicos para aprovechar la energía solar para la calefacción y el agua sanitaria, aprovecha el gas ciudad como fuente de energía limpia, y mantiene una imagen ciega hacia el exterior y abierta hacia el jardín y el patio interior.

CUALIFICAR LOS ESPACIOS

La superficie total del solar, 21.510 m², es prácticamente utilizada como jardín, ocio, descanso, esperas, accesos rodados y aparcamiento.

Sólo se ocupa en el nivel de jardín del CPC como superficie cerrada 1.536 m², procurando crear espacios que la demanda actual de visitantes plantea y reforestando los bordes del conjunto para aislar el complejo del Centro Comercial y de las edificaciones residenciales colindantes.

El espacio libre se prediseña para conformar un espacio similar a las huertas colindantes, dotando al CPC de nuevas posibilidades edificatorias y de lugares expositivos de temas relacionados con la naturaleza, sus usos y los cambios producidos por la actividad del hombre.

MEJORANDO EL PROGRAMA DE USOS

La propuesta no sólo es fiel al Pliego de Prescripciones del Anexo 2, sino que mejora aspectos funcionales que la relación entre los dos usos no contemplaba y que han aflorado en el proceso de gestación del proyecto.

Las necesidades funcionales, de interrelación y de servicios propios del CPC y del CEAMA han producido un contenedor con dos contenidos claramente diferenciados que tienen un acceso rodado y de servicios desde la cota del jardín y que proviene de la rampa desde la calle Los Juncos. Este acceso a los edificios puede ampliarse y reubicarse en varias posiciones según las demandas de la Universidad y del CPC para cada edificio.

En planta baja, mediante “puentes” desde la Avenida del Mediterráneo se accede al CEAMA mediante una plataforma de 128 m² que sirve de atrio o filtro de acceso, y a través de otra pequeña plataforma, de 40 m², se puede evacuar, como salida de emergencias, tanto el CPC en su nivel de exposiciones como el CEAMA desde los niveles superiores. Es en esta planta donde se localiza “una conexión de uso ocasional” entre las dos instituciones, mediante una terraza cubierta que mira al jardín y al patio interior y que sirve de nueva espera para el acceso al CPC, de conexión con el CEAMA y con la posibilidad de ser un lugar de exposiciones abierto al público.

La solución arquitectónica propuesta mejora y amplia el programa de usos contemplados globalmente ya que es imprescindible incorporar en cada planta los usos derivados de la accesibilidad entre plantas, los servicios y las circulaciones interiores.

La diafanidad de las plantas y la estructura elegida posibilita resolver funcionalmente cada nivel con soluciones distintas y con facilidad se atenderán las propuestas que se formulen desde la Universidad.

DOS EN UNO

Un solo proyecto, un único edificio y un solo continente para dos instituciones con usos diferentes y separados pero bajo el mismo concepto e idea que los engloba: la difusión, el conocimiento y la investigación de la naturaleza y las políticas activas de defensa del medio ambiente.

Las dos instituciones, CPC y CEAMA, siendo edificios autónomos, se maclan cuando un objeto arquitectónico revestido de piedra en su exterior y abriéndose hacia su interior y hacia el jardín.

El complejo arranca sobre dos cuerpos de servicios, uno de cada institución, a modo de basamento del complejo, donde el CPC ya aparece con su color crema (piedra arenisca de Huescar) y el CEAMA revestido del gris de Sierra Elvira. El pavimento que lo circunda se irá descomponiendo gradualmente para pasar de calle rodada a aparcamiento, a patio, jardín y tierra compactada o reforestada.

El CEAMA se releva sobre si mismo y monta, a partir de la planta primera, en el CPC para generar un maclado, donde cada uno aparece con su color por la diferencia del revestimiento y el conjunto mantiene una unidad.

La integración del nuevo edificio en el conjunto, las pantallas vegetales para aislar el CPC del norte, de los espacios circundantes y especialmente del centro comercial medianero, aseguran y conforman un espacio más unitario e introvertido que le dan a la totalidad del Parque de las Ciencias un nuevo carácter, una nueva imagen y una presencia más respetuosa y coherente con la ciudad y su territorio.

© Felipe Palomino 2006aviso legal       contactoDiseño: El Sendero